martes, 5 de abril de 2011

Nunca volveremos a serlo

Nunca volveremos a serlo



Suena esa canción en la radio que antes solíamos escuchar, que más de una vez cante esbozando sonrisas en aquella habitación. Y ahora tú me invitas al baile y cierto es que me muero por bailar pero no por hacerlo contigo corazón o quizás si, pero no siempre. Estamos totalmente descordinados y me niego rotundamente a dejarme llevar y que me pises, que me hieras una vez más. Porque luego seré yo la que sufra las consecuencias, aquella en la que dejarás tus huellas. A mi esa melodía me trae recuerdos y a ti te hace crear nuevos. Quizás siempre fuimos demasiado distintos, seguramente tu buscabas amor y yo te buscaba a ti.
Ahora convivo con esa realidad que a menudo disfraza mis silencios y amenaza mis sonrisas, escondo historias  bajo los poros de mi piel y dibujo lo que un día fuimos en sueños que a menudo se convierten en pesadillas. Mi retina quiere bajar el telón y vivir en la ignorancia pero no lo hará, sufrirá y llorará viendo como el tiempo convirtió un amor sincero en algo mediocre y sin valores. Y con esto no digo que no tenga ganas de ver su rostro, sino que el dolor me acostumbró a vivir sin él.